Música de Chile
2000
19
MARZO
Andreu Ricart, Ramón (2000)
El 17 de marzo, a los 56 años, de un paro cardíaco, dejó de existir Arturo San Martín, "el gordo". Nacido en la sureña ciudad de Valdivia, fue destacado agente difusor de la cultura tradicional chilena y particularmente de las Estudiantinas y Tunas, campo en el cual fue pilar fundamental en el resurgimiento contemporáneo de un movimiento chileno. En este Arte, se inicio en 1980, en la Estudiantina Raíces y luego fue fundador de la Estudiantina de La Chimba (1983) y colaborador de innumerables agrupaciones que siempre encontraron su apoyo. También fue destacado integrante del Grupo Chagual, que naciera y creciera de la mano de Violeta Parra. Desde el quehacer cultural de la Presidencia de la República fue impulsor del Tren de la Cultura, y de las diferentes expresiones del arte, privilegiando el rescate de los valores regionales jóvenes.

2000
7
MARZO
Neira, Elizabeth (1999)
A destiempo, determinado por una endémica manía imitativa primero y liberado luego por la conjunción con la cultura popular y la tradición poética, el rock chileno nunca llegó a configurarse como la poderosa contracultura que inflamó y movilizó generaciones en el mundo. No obstante, terminó por transformarse en un fenómeno de fuerza submarina, telúrica, que de vez en cuando sacude la superficie de la ciudad con un inesperado y contrabandeado alarido libertario.

En 1960 a Valparaíso todavía le quedaban destellos que recordaren la pequeña ciudad luz que había sido. La mundialización del comercio aéreo no exterminaba del todo el sueño barroco del romanticismo lupanar porteño y en los bares y calles dialectos multiétnicos condimentaban el ambiente y la fiesta con los ritmos que el mundo estaba exudando. No es extraño entonces que el rock chileno, de tener un origen, haya sido justo ahí.

2000
2
SEPTIEMBRE
Maldonado Aguirre, Marcos (1996)
Durante la Patria Vieja no hubo Canción Nacional. De los símbolos patrios tales como la bandera y el escudo, el himno nacional fue el que más tardó en cristalizar. Por sus caracteres políticos y por su tono marcial, no obstante, pueden considerarse como su primer antecedente el airoso HIMNO DE YERBAS BUENAS (texto de Bernardo de Vera y Pintado) y el encendido HIMNO DEL INSTITUTO NACIONAL (texto de Fray Camilo Henríquez), verdaderas reliquias, por fortuna conservadas. Aunque no se tienen pruebas estrictas, la música de ambos himnos es atribuida al entonces maestro de capilla de la Catedral de Santiago, José Antonio González, por Eugenio Pereira Salas.

 


©2019 Música de Chile
Diseño y programación: Marcos Maldonado Aguirre
La Florida, Santiago de Chile
Ultima actualización y corrección: 1 de agosto de 2019