Música de Chile
2011
8
NOVIEMBRE
El calendario folklórico chileno registra una cantidad extraordinaria de celebraciones religiosas en las que intervienen cofradías danzantes, cuyo origen se remonta a los albores de la Colonia. Cronistas como Alonso Ovalle dan fe de las procesiones santiaguinas del siglo XVII, animadas con la participación de los bailes de indios y morenos, quienes competían en luces, insignias, pendones, danzas, músicas, cajas y clarines. En la actualidad estas danzas han desaparecido, casi completamente, desde Santiago al sur, pero se mantienen, sin visos de decadencia, desde la provincia de Valparaíso y sus inmediaciones, hasta el extremo norte del país. Juan Uribe Echeverría en "FIESTA DE LA TIRANA DE TARAPACA" (1973, segunda edición) refiere lo siguiente: "En la celebración de la Virgen de las Mercedes, en Isla de Maipo, al suroeste de Santiago, interviene una cofradía de "chinos" que danzan en la procesión, a pasitos cortos, acompañados de acordeón, guitarra y tambor. Visten el traje convencional de los súbditos del Celeste Imperio. Ni en su atuendo ni en ningún aspecto de su presentación se asemejan a los tradicionales "bailes chinos" que acuden a Andacollo. La comparsa de Isla de Maipo es de origen relativamente reciente".


2011
19
JULIO
Loyola Palacios, Margot
Nací con el ritmo de la cueca. Diez años de cantarla y bailarla en rodeos me permitieron penetrar e internalizar hasta la embriaguez y el delirio su cuerpo, su espíritu y su latido interno. Del rodeo y la fonda popular ¡oh milagro! pasé a la Universidad de Chile que me ofreció clases en sus famosas Escuelas de Temporada... eran los tiempos de Don Juvenal Hernández y Doña Amanda Labarca. Así recorrí el país durante 14 años, enseñando y aprendiendo. Así también llegué a los libros, documentándome acerca de su desarrollo en el tiempo, sus posibles orígenes, tema sobre el cual aún discuten historiadores, musicólogos y folkloristas, los que sin aunar criterios le asignan diversas fuentes: arábigo-andaluz, africano (del lariate de Quillota), hispano, mapuche, diaguita, etc., y la curiosa propuesta que adjudica su creación a nuestro prócer Don Bernardo O’Higgins. Sin embargo, de tanto discutir acerca de su nacimiento y establecer esquemas coreográficos rígidos y actitudes corporales estereotipadas, se nos está escapando su esencia y su presente que ya es parte de nuestra historia.

Después de un profundo contacto con nuestra cueca nacional pude, con gran esfuerzo y no menos sacrificios, iniciar mis observaciones en fuentes vivas del Perú, Argentina, Ecuador, Guatemala y México, sin apartar mis sentidos de nuestra danza. Esto me permitió revisar y comparar los principales elementos que la configuran, tales como texto, estructura y forma musical, pasos y diseño de piso, estos últimos haciendo entrever su relación con ancestrales culturas agrarias. Con estos elementos los pueblos de Chile, Perú, Argentina y Bolivia amalgaman la gran danza de admirable equilibrio, simetría y perfección en la simultaneidad de versos, frases, compases y evoluciones y, lo que es más irrefutable, dictaminan sin mandatos que sea su danza nacional.


2010
12
JULIO
La Tercera
Según la enciclopedia All Music Guide, el tema de Violeta Parra se ha vuelto a grabar 71 veces por diferentes intérpretes.

En 1952 la joven folclorista, cantante y artesana Violeta Parra, que alcanzaría fama mundial, ya recorría los campos chilenos en busca de canciones folclóricas para recopilar. Fruto de esa investigación, su voz dejó guardada para siempre canciones chilenas como "Dónde estás prenda querida", "Qué pena siente el alma" y "El palomo".


2010
3
MAYO
Muñoz H., Juan Antonio

Fotografía de un grupo de mapuches de fines del siglo XIX. Fue tomada por Rodolfo Knittel.
El Programa de Fomento de las Lenguas Nativas en el Sector Urbano, que dirige Vicente Ruiz, persigue actualmente la consolidación de la gramática desarrollada por Clara Antinao y el asentamiento de un método de aprendizaje de la lengua, creado por ella misma.

Cuando Clara Antinao no está haciendo clases de mapudungun, se concentra en la platería, que le encanta. De sus manos nacen trapelacuchas y trariloncos. "Todo tiene un sentido en estas joyas; un metal usted lo puede hacer hablar", dice convencida, insistiendo en lo que considera su misión en la vida: comunicar la cultura de su pueblo.

Siendo chica, mucho antes de que decidiera emigrar de Cholchol, Clara fue a la escuela. No sabía hablar español, que le enseñaban con el silabario "del ojo". "Era terrible", cuenta, "porque en nuestra lengua no existe el sonido de la jota; nos costaba tanto que le sacábamos la página al silabario".


2010
24
MARZO
Barón, Manuel
De las múltiples profesiones con las que podemos tener "derecho a retribución" (me refiero a las honradas), existen algunas con un gran componente vocacional. Esta vocación, que en el caso de las artes suele despertarse a edades muy tempranas, a menudo está ligada a un entorno familiar y social; aunque en algunas ocasiones surge por generación espontánea.

Uno de los casos de profesiones vocacionales es la música, donde podemos encontrar a personas "privilegiadas" que han logrado convertir su don en su profesión. Y esta es la primera impresión que puede producir a los ajenos a ella que, por otro lado, no está lejos de la realidad, aunque esta realidad no es tan sencilla.

Fuente: www.babab.com

 


©2018 Música de Chile
Diseño y programación: Marcos Maldonado Aguirre
La Florida, Santiago de Chile